villamanrique

PROGRAMA OFICIAL VII JORNADAS MANRIQUEÑAS

Localización

            El municipio se sitúa en el sureste de la Provincia de Ciudad Real, entre bellos parajes serranos correspondientes a la plataforma de enlace de la Meseta y las primeras estribaciones de Sierra Morena. Se encuentra al Sur del Campo de Montiel y limita al Sur con la Provincia de Jaén. Se encuentra en la cuenca del Guadalquivir por sus tributarios Gualdamena, Dañador y Guadalén, en los que desembocan varios arroyos.

Historia

            Los asentamientos primitivos de que se tiene conocimiento en las cercanías de la Villa del Maestre Manrique, datan del Paleolítico medio-inferior (de hace mas de 500.000 años). El Molino del Paso y el Duque, cercano a la Sierra, con importantes hallazgos. De la Edad de Bronce se tiene conocimiento del Cerro del Ahorcado.

    Vestigios de una gran población se señalan cerca del Guadalen , que algunos identifican con la  Mentesa Oretana, restos de un campamento romano, construido sobre una gran altura fortificada, al sur del pueblo y cercano al camino Hercúleo. En el extremo oeste, de esta época se mencionan minas en la Dehesa de Sabiote, donde algunos sitúan a la Salaria Oretana; la vía Hercúlea cruza este término, y según otros autores, en el mismo pueblo se bifurca un ramal hacia Laminio.

LA IGLESIA

    La iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol data del siglo XVI; en la relación  histórico – geográfica de 1578 se habla de la iglesia diciendo de ella que posee dos capillas: Una de Nuestra Señora de Gracia y otra de Martín de Ulloa.

   A finales del siglo XIX el diccionario de Hervás se refiere a la iglesia diciendo que es de una sola nave con retablo mayor de maravillosa ejecución, gallarda torre y bella galería. La iglesia fue construida por la orden de Santiago y es del tardío Gótico o transición al Renacimiento en la Provincia de Ciudad Real.

        Actualmente presenta una única nave con capillas laterales y tres accesos: El Principal en uno de los lados mayores (lado sur) y dos accesos en los lados Norte y Oeste. La nave es de planta rectangular con ábside de tres lados con potentes contrafuertes. Tiene una torre en el ángulo Sur – Oeste a la que se accede por una interesante y poco frecuente escalera de caracol de piedra labrada que no tiene eje en el centro (como las propias del siglo XV) sino que aparece un ojo lo cual nos hace deducir que es del siglo XVII. Todos los escalones de esta bella y peculiar escalera (unos 107) son iguales. Otra peculiaridad de la escalera es que la nervadura es cada vez más fluida y las claves que juntan los nervios son cada vez más hermosos y tallados. Tiene varias capillas laterales. Dos de ellas son más antiguas (aproximadamente del 1850 – 90) y otras construidas con posterioridad, una de las cuales se usa como sacristía fechada del Sur y que se terminó en 1747. Llama poderosamente la atención su bella fachada también del siglo XVI. Es una de las portadas más interesantes de todo el renacimiento de la zona. Esta muy en relación con el estilo de Andrés de Valdevira y presenta notables similitudes con la puerta de la Aduana en el Ayuntamiento de Alcaraz, en relación con el estilo del italiano Jacoppo Florentino.

       

     El acceso está formado por un arco de medio punto impostado sobre unas jambas decoradas con grutescos muy bien labrados. Se flanquean por dos columnas sobre plinto y los capiteles presentan un carácter zoomórfico; en las enjutas del arco se esculpen dos laureas con filactélias que albergan dos personajes masculinos que podemos identificar con los reyes bíblicos David y Salomón, constructores del templo de Jerusalén lo que indicaría que el humanista que da el programa iconográfico trataba de identificar esta iglesia y a lo que se encarga de su construcción con el templo de Jerusalén y sus constructores. En el cuerpo superior de la portada, a ambos lados, en esculturas exentas destacan, a la derecha, la Virgen y a la izquierda el ángel configurando la escena de la Anunciación; en su centro, un templete alberga una hornacina con un Calvario, flanqueado por grifos que tienen un carácter protector. Al coro se accede por la escalera de caracol que también sube a la galería de la portada principal y a la torre. En la pared Sur del coro hay una puerta de arco y da a un cuarto en el hueco de la torre y en la pared Norte hay una inscripción que indica que la capilla se acabó de construir en el año 1607.

        En el interior encontramos tres bóvedas estrelladas, dibujadas por finas nervaduras que ascienden y se abren en abanico desde columnas corintias adosadas a las paredes. En la capilla mayor apreciamos una cúpula de media naranja que descansa sobre las pechinas decoradas con motivos pictóricos de temática religiosa entre las que reconocemos a los 4 evangelistas. Del retablo del altar mayor solo queda la parte superior y en él aparece un crucificado sobre una pintura que se encuentra en mal estado. El resto fue destruido durante la guerra civil.

    Las mejores obras conservadas son:

1.      El fresco de finales del s.XV  o principios  del s.XVI que representa  a Cristo Crucificado.

2.      Los trabajos en madera, tanto para la balaustrada del coro como para las puertas interiores que resguardan los accesos.

        La iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol se declaró bien de interés cultural, con categoría de monumento en Octubre de 1991.

 

 

FIESTAS Y TRADICIONES

         San Marcos (25 de Abril): merienda en el campo con el típico hornazo. Este día se “ata el diablo”o “se espanta el diablo” atando nudos en la siembra.

        Las Cruces (principios del mes de Mayo): las cruces en Villamanrique siempre se han puesto generalmente por promesas de particulares pero hace ya unos años que hacen a nivel general. Se preparan las cruces y se cantan los celebres mayos acompañados por rondallas de la Villa. Para la fiesta se prepara candeal tostado y sangría. La cruz se vela la noche del tres de mayo, donde se mezcla la fiesta, la devoción y la exaltación de la cruz.

        Primer Domingo de Mayo: intercambio y cesión de la Virgen de Mairena entre Villamanrique y Puebla del Príncipe.

        San Isidro (15 de Mayo): patrón de los agricultores. Se lleva al santo en romería a la ermita de San Isidro.

        San Cristóbal (10 de Julio): se festeja con una romería en la que se bendicen todo tipo de vehículos. Se celebra una misa en honor al santo seguida de la tradicional procesión desde el pueblo hasta la ermita.

         San Miguel Arcángel (29 de Septiembre): entre todos los actos que se celebran con motivo de las fiestas en honor a San Miguel Arcángel, Patrón de Villamanrique, sin duda alguna hay que destacar sus “encierros taurinos”, que congregan no solo a gentes del pueblo sino también a vecinos de los alrededores aparte de los veraneantes. El origen de la fiesta se remonta a 1.819. se celebran anualmente encierros con vacas pertenecientes al común de los vecinos cuya finalidad era desbravarlas y domarlas al objeto de utilizarlas en el arado para la labranza de la tierra. De esta forma, además de la utilidad funcional de los animales, servía de recreo y esparcimiento dando lugar a espectáculos lúdicos que tradicionalmente se vienen denominando “Encierros Taurinos”. En cuanto al desarrollo de los festejos, permanecen fieles a la tradición en su aspecto lúdico, con ligeras variantes en aras de evitar peligros innecesarios para personas y animales. Tales encierros consisten en lo siguiente:

    La jornada comienza por la mañana, cuando los vecinos se trasladan a los cortijos o fincas de los alrededores donde las vacas están encerradas en los corrales. Allí se realiza la suelta de al menos una vaca mientras los visitantes se disponen al almuerzo. Las reses son trasladadas al pueblo, donde permanecen encerradas hasta las cinco, hora en que tienen lugar los encierros. Las vacas son dirigidas hasta la plaza de España (donde está formada una plaza de toros con remolques repletos de curiosos que esperan la llegada de los animales). Desde allí vuelven a salir por el mismo recorrido, una por una, a la calle hasta llegar de nuevo a la dehesa.